En la actualidad ya no se buscan jefes, sino directivos que sean líderes, personas que tengan la capacidad de inspirar, motivar y se conviertan en referentes para su equipo. Lo que se busca es un líder en Análisis Transaccional.

Conocer la naturaleza humana

Hay que entender las necesidades psicológicas, las motivacionales, las dinámicas que están detrás del comportamiento humano. El nuevo líder debe conocer el significado de “emociones inauténticas”, “reconocimiento negativo”, “salario emocional”…Son los que le ayudarán a solucionar diferentes problemáticas que puedan surgir, como uan comunicación ineficaz, celos, inseguridades…

Hoy en día desarrollo profesional y personal van unidos de la mano, las organizaciones las componen personas, con el mundo emocional que las acompaña. Los profesionales en la actualidad quieren ser valorados por su trabajo, que sus opiniones sean escuchadas y valoradas, se sigue una línea de liderazgo horizontal basado en la responsabilidad y cooperación, y donde el liderazgo vertical ha pasado a estar obsoleto.

¿Qué aportación hace el Análisis Transaccional a la formación de un líder?

El análisis transaccional es una disciplina psicológica, lo que permite al líder tener un conocimiento de la condición humana. Tiene que saber cómo relacionarse con cada persona para potenciar sus talentos, y sacar lo mejor de cada uno.

El liderazgo horizontal consiste en mantener un equilibrio entre confianza y autoridad. El líder debe ser cercano, pero debe imponer límites para mantener su autoridad. Para ello debe tener una serie de cualidades, gran personalidad, integridad, autenticidad y por supuesto, ser honesto.

Un líder debe conocer que no se puede responder de la misma forma a todas las situaciones. No tiene nada que ver llamar la atención a un empleado que animarlo, o que mediar en un conflicto entre compañeros.

Cohesión de equipo

Formar a un líder en conocimientos de psicología humana hace que sepa cómo mantener a su equipo cohesionado, que sientan que forman parte del proyecto empresarial. Tienen que ayudar a sacar lo mejor de cada uno, que cada persona de lo mejor de sí misma.

Un líder formado en Coaching Transaccional es consciente de que las personas son el principal activo de una organización, por lo que tiene que promover un buen clima laboral para que los empleados se sientan reconocidos y se valore su esfuerzo y trabajo. Sólo de esta manera la empresa conseguirá sus metas y hará que se marquen las diferencias con la competencia.

Please follow and like us: