Encontrar el talento adecuado a cada organización es un proceso costoso y que no acaba con la contratación del mejor candidato. Hay que fidelizar al elegido, y que se comprometa con el proyecto, y eso es lo más complicado, es el gran desafío. Si ello se gestiona mal, puede provocar un desempeño bajo y una mala imagen para el equipo y la marca en general.

Para no caer en los errores más comunes de la gestión de talento, hemos identificado algunos de ellos:

Proceso de contratación infinito. Hacer que el proceso se prolongue innecesariamente conllevará que los candidatos busquen otras oportunidades y generen mala fama de la marca.

Es importante que en los procesos de selección y contratación se mantenga informados a los candidatos, para generar una unión, un nexo hasta el final.

Creer que tus colaboradores no se van a ir. Algunos managers están equivocados cuando piensan que sus empleados tienen suerte de trabajar en su empresa. Es un engaño a sí mismos, ya que hay que generar buen ambiente, reconocer los logros y éxitos de cada empleado, ya que si no se hace y el empleado se siente despreciado , va a buscar un mejor sitio donde desarrollar sus habilidades y talento.

Falta de comunicación. La comunicación es importantísima, y más ahora que el teletrabajo se ha implementado en nuestras vidas. Cuida los canales que utilizas para hablar, y la forma de escribir. No utilices MAYÚSCULAS, es como si estuvieras gritando a la persona, y no procede.

Tienes que encontrar medios ágiles, rápidos, cómodos, en los que todo el equipo pueda estar en contacto con cualquier miembro y en cualquier momento. Hay que buscar momentos en los que tanto supervisor como empleado hagan puesta en común, tanto de aspiraciones, ideas, retos…

Confundir responsabilidad con culpa. Que cada miembro del equipo sea responsable de determinadas tareas no quiere decir que puedas culparlo cuando algo sale mal, y más si no lo has formado para realizar la tarea al nivel que le exiges.

Mal feedback.Nos referimos a dar mal el feedback. Los miembros del equipo necesitan saber cómo lo están haciendo, sentir que aprenden, cómo pueden mejorar… Una buena gestión del talento conlleva una herramienta amigable de evaluación del desempeño. Ello hará que podamos dar un feedback con informes, consolidado.

Falta de flexibilidad laboral. La falta de opciones flexibles no debería estar permitida en ninguna organización. El teletrabajo debería ser una opción real, no un lujo, que los empleados puedan disfrutar de un equilibrio entre vida laboral y personal. Fuera horarios rígidos, permite que el empleado pueda adaptarlos a sus necesidades personales. Una buena gestión del talento permite que los colaboradores puedan equilibrar su vida laboral y personal, lo que aporta unos beneficios a la organización que son mayores que los costes que pueda suponer.

Para llevar a cabo una buena gestión del talento hay que centrarse en buenas estrategias, sino la frustración y la fuga de talento será inevitable.

Please follow and like us: