La importancia del liderazgo

Tanto si tienes un cargo de directivo, como para alcanzar tus metas en el día a día de forma más efectiva, las habilidades de liderazgo son esenciales. No solo es importante lograr los objetivos de tu empresa, también los objetivos personales son fundamentales para que todo funcione correctamente en tu día a día. Cumplir metas de carácter personal te va a aportar la motivación necesaria para ser un mejor líder.

El liderazgo consiste también en ser un ejemplo positivo para los demás. Si te ven como alguien en quien confiar y por quien cumplir los objetivos marcados, tendrán una motivación de serie y una línea que seguir en sus tareas diarias.

Otra característica de un buen líder que te va a servir en todos los ámbitos de tu vida es la adaptabilidad, pero… ¿Adaptarse a qué? ¡A todo! Un buen líder sabe gestionar todo tipo de cambios y situaciones, tanto exógenos como endógenos.

¿Un imprevisto que puede arruinar el día? Por medio del liderazgo, consigues gestionar la situación para intentar sacar el máximo partido posible de ella. Las capacidades de liderazgo son la tabla con la que surfeas cualquier mar de imprevistos.

Además, el papel del liderazgo no acaba aquí. También son importantes las llamadas “soft skills”, estrechamente relacionadas con la inteligencia emocional. Estas son todas las capacidades de interacción interpersonales. Desarrollarlas tendrá un puesto clave en el trato con cualquier persona para que sea completamente satisfactorio para ambos.

¿Conoces los Tipos de liderazgo?

Con nuestros cursos de liderazgo te darás cuenta de que no hay una única manera de liderar. De hecho, este es un tema profundo, cambiante en uno mismo y que requiere de reflexión y estudio, usando por ejemplo herramientas como la metodología DISC que vas a aprender a utilizar.

En cambio, si tuviésemos que hablar de ciertos estereotipos teóricos que se pueden cumplir y, a su vez, fusionar y transformar tomando elementos uno de otro, hay unos cuantos.

Liderazgo natural

Caracterizado por un gran componente democrático, este tipo de líderes muchas veces no lo son de manera oficial. Puede que sea un compañero que genere cierta motivación en el equipo, pero no tenga el poder suficiente para tomar decisiones.

En caso de ser un líder oficialmente establecido, con un equipo a su cargo, suele primar la cercanía, pero también puede ser que si aparece una figura con un estilo algo más agresivo pierda ventaja debido a su alta permisividad.

Liderazgo transaccional

Hay expertos que califican este más bien un modo de gestión de los equipos, no tanto un tipo de liderazgo como tal. Sea como sea, en el liderazgo transaccional se establece una relación de recompensas a cambio del trabajo realizado.

Si el equipo cumple una serie de objetivos, obtendrán un beneficio extra a cambio. Este tipo de liderazgo establece unos roles bien marcados, dejando claro quien pone los objetivos a seguir y quien tiene que seguirlos.

Liderazgo autocrático

Sin duda, el tipo de liderazgo más “tradicional”. Los roles también quedan bien marcados, pero no hay ningún tipo de intercambio ni acuerdo. El líder toma las decisiones de forma unilateral, aunque puede aceptar sugerencias del equipo que luego decidirá si tener en cuenta o no.

Este último punto depende bastante del tipo de “firmeza” con la que se relacione con el resto. En su versión más extrema, todas las decisiones se toman por el líder y se aplican sin contemplaciones.

Liderazgo democrático

Este sería el opuesto al anterior. Con este tipo de liderazgo prima el carácter participativo. El objetivo es que todos los miembros del equipo se sientan parte de un todo, en el que se tiene en cuenta su opinión. De este modo, se incrementa el compromiso con el objetivo y la motivación de todos los integrantes.

En este tipo de liderazgo es normal que haya perfiles que asesoran al líder, especialmente si se gestionan aspectos en los que él no es experto. Eso sí, puede ser negativo si hay un desacuerdo entre varias partes y no se logra superar.

Liderazgo transformacional

Sin duda, nuestros cursos de liderazgo te ayudarán a desarrollar las principales habilidades de liderazgo transformacional. Esto se debe a que en este estilo prima la comunicación, que debe ser constante y efectiva, ya que se fijan objetivos con plazos más o menos cortos que van cambiando.

Un punto fuerte de este estilo es que fomenta la salida de la zona de confort, por lo que, bien implementado, fomenta la superación personal. En cambio, si se hace mal, puede pasar factura, puesto que quizá el equipo no pueda seguir el ritmo por desconocimiento de las tareas a realizar o que los objetivos parezcan difusos.

Liderazgo burocrático

Este tipo de liderazgo suele estar muy apegado a las normas preestablecidas. Puede ser más o menos flexible, pero la última palabra va a depender de lo que figure en lo que haya escrito previamente. Esto pueden ser libros, pero también la política de la empresa o estrategias que hayan funcionado en el pasado.

La libertad del equipo en estos casos, por lo tanto, es relativa. Si se apegan más a las cuestiones que el líder considera esenciales, puede que haya más margen, pero cualquier salida de esto, con casi total seguridad, acabará en rechazo.

Liderazgo laissez-faire

Este es un liderazgo poco recomendable en la mayoría de los casos. Se basa en la mínima intervención del líder, delegando bastantes responsabilidades en el equipo. Su nombre, “lassez-faire”, viene del francés “dejar ser”. El líder interviene únicamente cuando es estrictamente necesario, pero confía en la gestión autónoma del equipo.

Este es un modelo que puede funcionar con equipos que tengan una amplia experiencia desarrollando su trabajo, que ya conozcan bien las sinergias entre los miembros y del mismo modo, conozcan la relación con el líder.

En cambio, el punto más negativo está claro. Si se trata de un equipo con poca experiencia o de gente nueva que no se conoce, el mal funcionamiento está más que asegurado.

Si estás buscando una formación en liderazgo, has llegado al lugar perfecto. Si necesitas más información no dudes contactar con Juan, nuestro Responsable Comercial al 695 46 39 08 o en el correo juan.aleman@eneas.es. Además, te animamos a visitar nuestra página de LinkedIn Eneas Consultores para descubrir todas las novedades de nuestros servicios para tu empresa.

Please follow and like us: